Transformación de los Hospitales ante una pandemia.

La Arquitectura de los ejes de circulación.

Los hospitales se generan a partir de su funcionalidad.

La relación que debe existir entre las diferentes áreas funcionales en un hospital se origina a partir de la necesidad de conexión por tres motivos básicos:

· Abastecimiento de suministros,
· Transferencia de pacientes y/o personal,
· Circulación de pacientes no internados y visitas.

Estos tres tipos de movimientos creadores de circulaciones se traducen a un esquema de relaciones que jerarquizado y ordenado es el motivo principal de la articulación volumétrica del Hospital.

Los espacios agrupados en áreas funcionales se constituyen a partir de las necesidades establecidas por un programa funcional, pero, ¿y si las necesidades fluctúan rápidamente como ha ocurrido en esta crisis que estamos viviendo con el COVID-19?

¿Cómo se podrían adaptar los hospitales a estas necesidades repentinas e insospechadas para aumentar su capacidad?, ¿Cuán versátil puede llegar a ser un Hospital?

Los hospitales deberían ser versátiles desde su concepción. Su estructura pabellonal, con la que suelen estar concebidos, surge de la conectividad entre unidades funcionales unidas por circulaciones principales. Esto permite, a priori, que los “pabellones” puedan modificar su función siempre que estén bien conectados a los ejes de circulación.

Otros aspectos deben ser tenidos en cuenta, y el primero de todos ellos es la capacidad de las redes de instalaciones de esas áreas y el alcance de las mismas. Como hemos leído estos meses no es sencillo ni inmediato, (aunque lo haya tenido que ser a la fuerza con esta crisis), convertir un área de hospitalización en una UCI.

La cuestión es: ¿Es posible diseñar un hospital capaz de adaptarse a cualquier cambio o ampliación de manera inmediata sin perder funcionalidad?

La funcionalidad del Hospital se establece mediante las conexiones de sus áreas. Estas conexiones se realizan mediante las circulaciones principales, tanto horizontales como verticales. La ampliación o modificación en un hospital es funcionalmente viable siempre que los espacios añadidos se puedan adosar o abastecer de circulaciones existentes ya en el hospital.

A partir de ahora, el análisis de diseño hospitalario irá ligado a la posible demanda real de ampliaciones (más o menos efímeras), que habrán de surgir partir de sus corredores principales de camas y suministros. Así la ampliación será eficaz y viable. La conexión con las instalaciones principales será posible gracias a que discurren por los ejes de circulación o paralelas a ellas.

Las circulaciones en un hospital deben estar segregadas, desde su concepción, según los grados de privacidad de tránsito: suministros, pacientes-personal y ambulantes-visitas.

Se deberá anticipar que la situación de emergencia, una pandemia, requiere áreas donde serán las tres primeras circulaciones de la clasificación las preeminentes y que deberán compartir corredor. Lo primordial será la agrupación de pacientes en diferentes módulos espaciales, clasificándolos según el riesgo que plantean. Todos estos módulos deberán estar conectados lo más inmediatamente posible a circulaciones de pacientes encamados y de suministros del hospital principal, para poder aprovechar sus recursos y servicios.

Un análisis previo para una solución posibilista se debe hacer sobre los requerimientos de espacio que deben cumplir los solares o áreas anejas a los edificios hospitalarios para que estas maniobras sean posibles.

Como hemos podido comprobar, no todos los hospitales en España tienen la posibilidad de ser ampliados en su entorno. En algunos casos ha sido posible, como en el Hospital de la Fe de Valencia. Sin embargo, en concreto, la mayoría de los Hospitales de la Comunidad de Madrid están inmersos en una trama urbana sin espacios libres en torno a ellos. (Por esa razón se ha tenido que optar por habilitar un lugar como IFEMA).

 Hospital la Fe de Valencia.

El hospital de campaña se ha instalado en el entorno inmediato a edificio hospitalario y relacionado con él a través de su vial de servicios.

 Hospital Gregorio Marañón Madrid.

Dentro de la trama urbana de la ciudad de Madrid, bien merece de un estudio de su entorno, y sus posibilidades.

 Hospital La Paz Madrid.

Acaba de ser fallado un concurso para reformar el complejo que triplica la su superficie en el mismos solar donde s e encuentra en este momento. ¿Se revisará la propuesta después del COVID 19?

 Hospital de Fuenlabrada Madrid.

Este es el caso de arquitectura sanitaria pabellonal donde según su esquema, se podría haber instalado un hospital de campaña. Sin embargo, la ubicación dentro del solar del edificio y las distancias a los límites de este, no lo hubieran permitido de una manera racional y eficaz. Esto es debido a que la circulación de camas y suministros e la que se encuentra al este de la parcela, donde precisamente queda menos espacio para ubicar cualquier ampliación.

Es necesario estudiar las posibilidades de cada hospital para poder plantear ampliaciones versátiles con hospitales de campaña o ampliaciones temporales, capaces de hacer frente a pandemias. En este caso del Hospital de Fuenlabrada, el esquema del hospital debería ser simétrico en cuanto a circulaciones principales para poder actuar sobre la parcela existente y poder asumir ampliaciones de hospitales de contingencia eficaces, sim embargo, las circulaciones de camas y suministros se encuentran al Este, donde el espacio en el solar es reducido.

Publicado por María Fernández Lanchas

Soy arquitecto y mi trabajo ha sido fundamentalmente colaborar en proyectos de Hospitales u otros tipos de arquitectura sanitaria.

Deja un comentario